¿Porqué tu perro no come?

 

¿Tu perro no come? Podría haber un millón de causas, pero la más común es que tu mascota está enferma. Por supuesto, la enfermedad puede ser, literalmente, cualquier cosa, desde un malestar estomacal leve hasta algo grave, como el cáncer. Además, puede haber razones de comportamiento detrás de la huelga de hambre de tu mascota. Eso significa que tienes que jugar al detective, por lo que puedes ayudar a tu cachorro a recuperar el apetito y comenzar a engullir estas marcas de alimentos para perros aprobadas por los veterinarios.

1. Tu perro tiene un dolor de estómago leve

Tu perro puede dejar de comer porque se siente mareado o comió algo malo. Una forma de decirlo no es algo más serio: tu cachorro se recupera bastante rápido. Incluso si sospechas que un simple dolor de estómago es la razón por la que tu perro no está comiendo, llama al veterinario. 

Los perros tienen buen apetito, por lo que si son comedores delicados, especialmente cuando están acompañados de signos crónicos, como vómitos ocasionales o diarrea ocasional y heces blandas, generalmente hay un problema subyacente que requiere más atención. El veterinario puede descartar la fuente del trastorno, desde alergias a los alimentos hasta enfermedades inflamatorias del intestino. 

2. Tu perro tiene una enfermedad más grave

Las enfermedades infecciosas, como el parvovirus, o afecciones como la pancreatitis pueden ser otras razones para que tu perro no coma. Tu cachorro puede incluso tener una enfermedad potencialmente mortal como la dilatación gástrica y el vólvulo, que hace que el estómago se retuerza para que no pase nada, ni siquiera cáncer. 

Cuando tu perro esté realmente enfermo, es probable que también esté letárgica, vomite mucho, tenga diarrea o incluso deposiciones con sangre, tos o estornude. El momento de preocuparse es cuando tu perro no se está comportando normalmente, especialmente si rechaza las golosinas, la comida de las personas o si su apetito aumenta y disminuye. 

3. Tu perro se tragó algo

Los perros comen vorazmente, por lo que a menudo ponen en pañales cosas que no deberían, como juguetes, pelotas de tenis e incluso tampones. Esto es especialmente cierto si tu perro es joven y juguetón. Si pasa todo, probablemente estará bien, pero si tienes un perro que no come ni vomita, es posible que tenga una obstrucción en los intestinos. Entonces el veterinario tendrá que hacer un ultrasonido para ver qué se atascó, y probablemente operará para sacarlo.

4. Tu perro siente dolor

Los perros hacen un gran trabajo al tratar de enmascarar el dolor, pero esa podría ser otra razón por la que no están comiendo. Tal vez solo duele tener que levantarse y caminar hacia el tazón, o pararse o incluso inclinarse para comer. Ciertas razas, como el perro salchicha y los dobermans, son propensos a los problemas del cuello. Debes estar alerta a otras señales para describirle al veterinario; por ejemplo, tu perro cojea, se estremece cuando la acaricia o se esconde. Si se trata de un nuevo comportamiento que no es típico de tu perro, puede ayudar al veterinario a identificar lo que está pasando.

5. Tu perro tiene dolor de muelas

Los problemas dentales pueden causar problemas para comer. Los perros con problemas dentales pueden dejar comer croquetas, masticar de un lado o babear excesivamente. Los perros más viejos se ven más afectados, especialmente las razas más pequeñas, pero cualquier perro puede desarrollar un dolor de muelas. Otra señal importante de que los dientes de tu perro necesita atención es que puede estar interesado en la comida y olfatearla, pero duele demasiado como para realmente morder y masticar.

6. La comida le ha caído mal a tu perro

Podría ser una mala bolsa de croquetas o tal vez el pollo que cocinaste para tu cachorro no se cocinó completamente. ¿Cómo sabes que esa es la razón por la que tu perro no come? Pues, tu perro se comerá una golosina, pero no comerá la comida.

7. Tu perro está estresado

La ansiedad por separación severa puede hacer mella en el apetito de tu cachorro. Si un perro está tan asustado cuando el dueño se va, a menudo no come. Cuando el dueño llega a casa, el perro a menudo saluda al dueño y luego se apresura al plato para comer. Una cosa clave que los dueños deben considerar es si el perro no está comiendo en momentos específicos del día.

Los perros dejan de comer cuando están alojados en perreras o también son dejados al cuidado de otra persona. La solución: puedes darle a tu miembro de la familia peludo un nuevo alimento, en un tazón o juguete nuevo, o cambiarlo de seco a enlatado (o viceversa).  @mundiario